Entradas

LA RUTINA: HAY QUE DESCONECTAR

Todo el mundo tenemos una rutina: trabajo, familia, amigos, ejercicio físico, buscar trabajo, hacer cursos y otros tipos de formación…podría mencionar mucho más de lo que supone una rutina.

Ahora nos encontramos fuera del verano, pero con descansos: el puente del Día del Pilar, el puente de Todos los Santos del 1 de noviembre (seamos creyentes o no), el puentazo o acueducto de primeros del mes de diciembre…etc.
Sabemos que hay mucha gente que no puede desconectar de la rutina, sea cual sea, …pero…

Si la rutina es impuesta:

Por mucho que nos impongan una rutina en días de descanso hay que saber establecer tu postura. Si estás de acuerdo, adelante y si no estás de acuerdo siempre se pueden ofrecer alternativas como recuperar horas, trabajar algún otro día, trabajar media hora más durante x tiempo…Aquí el asunto es delicado, pues cada persona conoce sus circunstancias personales y profesionales y cada uno/a sabe por dónde tirar o qué hacer.

Y si la rutina no es impuesta:

Si tu rutina, sea del tipo que sea, no es impuesta, entonces ya depende de lo que tú quieras hacer. Si mantenerla en los días de descanso o no mantenerla. Esa decisión es de cada uno/a.

 

Pero… ¿Sabéis los beneficios que nos aporta desconectar de la rutina?

Una rutina mal organizada, que no mantenga un equilibrio entre responsabilidades y ocio o placeres, no solo puede afectar a nuestra salud física sino también a nuestra salud emocional: estrés, ansiedad, depresión, sensación de malestar, insatisfacción…

 

¿Qué conseguimos desconectando de la rutina?

• Se aprende a ver la realidad con una perspectiva más amplia y ver otras posibilidades que no vemos en el día a día.

• Aprendemos a ser menos severos con nosotros mimos, nos concedemos permisos, desconexión, tomarnos tiempo para visualizar nuestra vida y marcarnos nuevas metas.

• Recuperamos la capacidad de re-aprender, o aprender, descubrir nuevas cosas, nos puede llevar incluso a nuevos hobbies o actividades que no teníamos en mente.

• MUY IMPORTANTE: Aprendemos a valorar nuestro tiempo e incluso decidir la prioridad de en qué invertirlo. El tiempo es nuestro mayor tesoro.

• Nos sentimos más alegres y creativos. Ganamos felicidad en nuestra relación con los demás e incluso se llegan a sanear relaciones que iban mal, en cualquier aspecto. Nuestro bienestar aumenta.

• Por supuesto ni que decir tiene que desconectamos con nuestros quehaceres diarios, y ello nos llena de nueva energía! ¡Te empodera!

• Y otro beneficio de romper con la rutina es que podemos dedicar tiempo a nuestros hobbies, a realizar lo que nos apasiona, sea lo que sea, lo que sin duda conlleva una gran satisfacción a nivel personal.

 

Y eso es todo por ahora mis seguidores. Supongo que todo esto ya lo sabíais pero no está mal recordarlo porque la rutina…nos hace olvidar lo que realmente somos y amamos…

Laura Sanper